Declarar la emergencia climática para actuar ya

Publicado en Contrainformación el 16 de mayo del 2019

Esta semana, Cataluña ha declarado el estado de emergencia climática. Tan solo unos días antes lo hacían el parlamento británico, el parlamento de Irlanda o el gobierno de Escocia. Más Madrid ya ha anunciado que será una de sus primeras decisiones si llega al frente del gobierno de la Comunidad de Madrid.

La declaración del estado de emergencia climática es una de las exigencias de la Juventud por el Clima y Extintion Rebellion. El objetivo de estos movimientos es que se escuchen de una vez las advertencias desesperadas de la comunidad científica y que las instituciones adopten ya medidas drásticas y sin precedentes contra el cambio climático. Tras varios meses de protestas como el 15M Climático, la ola verde de activistas como Greta Thunberg sigue expandiéndose por Europa y por fin empieza a ser escuchada.

La declaración del estado de emergencia climática en Cataluña es muy buena noticia y es el momento de que el Gobierno de España, el resto de comunidades autónomas y cada municipio de nuestro país también lo hagan. Pero es muy importante que esto no se quede en una mera declaración de intenciones, sino que debe tratarse de un reconocimiento de la gravedad de la situación que conlleve acciones políticas drásticas e inmediatas. De nada sirve declarar el estado de emergencia climática en Cataluña mientras la Ley Catalana de Cambio Climático siga siendo papel mojado. De nada servirá declararlo en España si seguimos sin una Ley de Cambio Climático a nivel estatal. No obstante, reconocer la realidad puede y debe ser un punto de inflexión.

Y la realidad es que el tren desenfrenado de nuestro sistema socioeconómico insostenible se ha saltado ya los límites físicos y ecológicos del planeta. Que hemos estado ignorando la gravedad del problema por demasiadas décadas y que ya no es posible eludirlo ni un minuto más. La realidad es que ya sufrimos las consecuencias en forma de muertes por contaminación, olas de calor, incendios forestales, migraciones forzadas, escasez de recursos hídricos, agricultores arruinados por temporales, aumento de las desigualdades y pérdida de oportunidades económicas. La realidad es que pese a los esfuerzos de las ciudades del cambio, seguimos sin las medidas urgentes y estructurales que requiere esta crisis climática que sigue agudizándose. Y la realidad es que nos quedan tan solo 10 años para llevar a cabo cambios sin precedentes históricos en nuestro sistema económico y social.

Reconocer la gravedad de la situación declarando el estado de emergencia climática es el primer paso para que, inmediatamente después, todas las instituciones y actores políticos, económicos y sociales se impliquen urgente y colectivamente para abordar la crisis climática. Con leyes de cambio climático y planes de transición ecológica justa a todos los niveles institucionales, desde lo local a lo europeo, que nos permitan reducir más de un 55% nuestras emisiones de CO2 antes de 2030 como pide el Parlamento Europeo. Con vice-presidencias de transición ecológica en todos los niveles institucionales para llevar a cabo esta gran transformación de forma transversal. Para todo ello, Los Verdes europeos ya hemos propuesto 10 acciones urgentes para salvar el clima.

Entre otras cosas, necesitamos una transición energética rápida y potente. Además de una reducción sustancial de la demanda energética final, se traduce por el cierre de las centrales de carbón y nucleares para 2025 en España, el fin de las subvenciones a las energías sucias fósiles y un sistema eléctrico 100% renovable en 2030. Además, es urgente una revolución de la movilidad a favor de la salud y del clima. Antes de 2030, España tiene que abandonar los coches con motor de combustión. Eso será posible dentro de una movilidad innovadora y eléctrica, que reduzca de forma drástica el número de coches individuales y apueste por el transporte público, el coche compartido, la bici y unas ciudades a escala humana. También es necesario reducir el tráfico aéreo mientras apostamos por una gran red ferroviaria española y europea para pasajeros y mercancías. Y, por supuesto, debemos acabar con el modelo agroalimentario low-cost que destruye el clima y convierte a España en el estercolero de Europa. Es hora de apostar por nuestra dieta mediterránea con un modelo agroecológico que ponga en el centro al campesinado respetando el clima, nuestra salud y a los animales.

Además de estos objetivos concretos de sentido común, es también necesario un profundo cambio sistémico. Ya que es imposible crecer de forma infinita en un planeta finito y que la era del crecimiento ya ha terminado, construyamos una nueva prosperidad económica capaz de satisfacer las necesidades de todas las personas respetando los límites ecológicos del planeta. Esto solo será posible a través de una transición ecológica que no deje a nadie atrás, que ponga en el centro a las personas atrapadas en el viejo mundo fósil, ya sea las que dependen del coche privado para ir a trabajar o las comunidades de las cuencas mineras, haciéndolas beneficiarias de las oportunidades del nuevo mundo de la sostenibilidad.

Para lograrlo, necesitamos que la ola verde de movilizaciones por el clima siga creciendo y se mantenga en el tiempo. Es el momento de implicar a cada vez más gente en esta lucha transversal: jóvenes, personas mayores, organizaciones ecologistas, feministas y sociales, sindicatos, organizaciones de consumidores, cooperativas, pequeñas y medianas empresas, etc. Esta presión social será imprescindible para que la agenda política no se desvíe hacia debates superficiales que nos alejen de lo realmente importante, que es superar con éxito el gran reto de nuestra generación: el cambio climático.

Las migraciones climáticas: una cuestión de derechos y de justicia. Análisis y propuestas

Por Rosa Martínez  y Florent Marcellesi, diputada y eurodiputado de EQUO.

Artículo publicado en el nº87 de la Revista Ábaco, 2016.

Las guerras, la falta de libertad y las persecuciones de todo tipo, son causas fácilmente entendibles y te­nidas en cuenta a la hora de explicar buena parte de los desplazamientos forzosos de población que por desgracia se producen en el mundo. Pero tan poderosas como las anteriores lo son también los desastres natura­les, que a menudo parecen obviarse u olvidarse.

Los desastres naturales afectan a muy distintos lugares del planeta, a menudo de manera difícilmente previsible, aunque a veces sucedan de forma recurrente. La capaci­dad de destrucción de un territorio y de alteración de sus características y de su funcionamiento normal de puede llegar a ser enorme. Hay territorios que quedan comple­tamente arrasados tras un desastre natural, con grandes dificultades para recuperarse incluso habiendo transcu­rrido un tiempo prudencial desde los impactos y habien­do recibido también una importante e inestimable ayuda para paliar los efectos y tratar de volver a una situación si no buena, al menos aceptable.

Los desplazamientos forzados de población deriva­dos de la existencia de desastres naturales (es decir, las “migraciones ambientales” –Castillo, 2011–) no son ni mucho menos nuevos, sino una constante a lo largo de la historia del ser humano; no obstante, en los últimos tiempos dichos desplazamientos son más importantes y masivos que nunca, entre otras cosas porque también hay mucha más población en el planeta y por tanto potencial y realmente afectada por esos fenómenos, que a veces se van fraguando poco a poco y otras suceden de forma brusca y repentina1 Continue reading «Las migraciones climáticas: una cuestión de derechos y de justicia. Análisis y propuestas»

Seis razones para rechazar el CETA

Por Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO / @fmarcellesi

Artículo publicado en El País, el 22/12/2016

Nos enfrentamos a una profunda crisis democrática, social, económica y ecológica. Por tanto, lo que cabe esperar de cualquier acuerdo comercial es que sea útil para superarla. ¿Es el caso del CETA, el tratado de comercio e inversiones que han firmado la Unión Europea (UE) y Canadá? Veamos en detalle que nos reservaría este acuerdo —de referencia para otros tratados comerciales como el TTIP— en caso de ser ratificado.flechas-ceta-equo

Primero. El secretismo y la ausencia de debate democrático en la negociación de este acuerdo ha sido la norma. Hasta que la región de Valonia alzara la voz, el CETA ha pasado desapercibido y la información hacia el gran público y sus representantes directos, ya sea en el Parlamento Europeo o nacionales (pero no hacia las grandes corporaciones), ha brillado por su ausencia. ¿Alguien duda de que para tener un debate democrático sano y constructivo, necesitamos luz y transparencia? Continue reading «Seis razones para rechazar el CETA»

¿A qué está jugando la Comisión Europea con su política energética?

Por Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO / @fmarcellesi

Artículo publicado en efeverde.com, el 13/12/2016

La Comisión Europea ha hecho públicas sus intenciones en materia de transición energética para los próximos años. El problema: este llamado “paquete de invierno” dista mucho de la intención inicial de Jean-Claude Juncker de querer convertir la Unión Europea en el número uno de las energías renovables en el mundo. windmill-62257_640

Desde luego en materia de energías renovables, el proyecto presentado carece de ambición. De hecho, difícilmente podría revertir la tendencia actual: si bien la UE podía vanagloriarse en 2004 de poseer más de la mitad de las inversiones mundiales en energía renovable, solo era el 17% en 2015, perdiendo así su posición de liderazgo en favor de China y Estados Unidos. Y frente a ello, el “paquete de invierno” no solo aumentaría las barreras al mercado sino que sobre todo ocasionaría un retroceso en más de una década para el desarrollo de las energías limpias. El objetivo de alcanzar una cuota del 27% para las energías renovables en toda la UE equivale a reducir a la mitad la nueva capacidad instalada anualmente en energías renovables durante la próxima década en comparación con lo instalado de 2010 a 2020. Continue reading «¿A qué está jugando la Comisión Europea con su política energética?»

En el Acuerdo de París falta ambición y ante la urgencia climática no podemos esperar

Entrevista a Florent Marcellesi publicada en Aquí Europa y realizada por Inés Calero

Florent Marcellesi toma el relevo como eurodiputado en los verdes. El CETA y la irrupción de Donald Trump le han dado la bienvenida a la Eurocámara. Tras su participación en la COP22 se muestra optimista: “la transición climática es imparable”, pero le exige a la UE más coherencia. “El Acuerdo de París se debe aplicar de forma transversal en todas las políticas europeas”. “Ante la urgencia climática no podemos esperar”, reitera.

Aquí Europa: Se celebran cumbres climáticas desde 1972, ¿qué tiene que suceder para que finalmente los gobiernos adopten las medidas que el medio ambiente necesita?

oiltankFlorent Marcellesi: Desde que empezaron las diferentes cumbres internacionales, en 1972  con la primera Cumbre Internacional del Medio Ambiente en Estocolmo y a partir de 1992 con ‘firma’ la Convención mundial de la ONU para el cambio climático, estamos viendo que hay una toma de conciencia climática que debe tener lugar a diferentes niveles: tanto a nivel político como a nivel cultural. Si queremos que los políticos y los gobiernos avancen en estas cumbres, las sociedades también tienen que tener conciencia. Continue reading «En el Acuerdo de París falta ambición y ante la urgencia climática no podemos esperar»

El cambio climático lo cambia todo, empezando por la política

Por Florent Marcellesi, portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo / @fmarcellesi

Artículo publicado en eldiario.es, el 14/06/2016

El cambio climático es el mejor relato contra el capitalismo desregulado. El modelo social, económico y político actual lleva décadas llevándose por delante las leyes y los derechos de la gente, a nivel social, laboral y fiscal. Pero por primera vez se está encontrando con otras leyes, las de los ecosistemas, que están probando de manera definitiva su inviabilidad. El cambio climático recuerda a aquella previsión, vaticinada por Marx, de que el capitalismo se dirige hacia su propia extinción. Pero la diferencia con aquel entonces es que, finalmente, la necesidad de combatir esta amenaza está pasando a ser parte del propio sentido común.

 chimenea

Combatir el cambio climático ya es una narrativa que ocupa la totalidad del espectro político; incluso entre quienes no quieren que el sistema económico cambie. El Acuerdo sobre el clima de París ha jugado un papel fundamental en alcanzar esta hegemonía, consiguiendo que todos los actores políticos, sociales y empresariales (incluyendo multinacionales y fondos de inversión) reconozcan la necesidad de reajustar, en mayor o menor medida, nuestro modelo de producción y de consumo para poner límite al calentamiento global. Unos lo hacen porque quieren vivir una vida mejor y más justa; otros, porque son conscientes de los costes millonarios que conllevaría reaccionar demasiado tarde. Sea por lo que sea, el cambio climático se ha convertido en una nueva normalidad que ya marca la agenda política, social y económica. Y esto es una gran oportunidad. Continue reading «El cambio climático lo cambia todo, empezando por la política»

Lo que hemos conseguido en 2015 y lo que lograremos en 2016

Por Florent Marcellesi, portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo / @fmarcellesi

Artículo publicado en eldiario.es, el 11/01/2016

Approved-Enmienda1437

La política no es un camino de rosas. Aún menos cosechar resultados tangibles cuando estamos en la oposición, como es el caso de Los Verdes Europeos y EQUO en el Parlamento Europeo. Sin embargo, existe más margen de maniobra de la que solemos pensar, hasta el punto de obtener victorias o construir nuevas mayorías sociales y políticas para mejorar las cosas. Aquí van cuatro ejemplos de lo que hemos conseguido en 2015, y de lo que intentaremos lograr en Europa en 2016.

Comisión de investigación sobre el DieselGate: una victoria política y ciudadana

En septiembre del 2015 se destapaba el escándalo Volskwagen, un fraude masivo que quiso que los beneficios de los fabricantes de coche valieran más que la ley, nuestra salud y el clima. Ante la pasividad e inacción de la Comisión Europea y de la Gran Coalición, que preferían confiar en los Estados Miembros (los mismos que años atrás habían impulsado de la mano del lobby automovilístico políticas industriales a favor del diésel), Los Verdes Europeos iniciamos una petición europea para pedir una comisión de investigación europea. Más de 150.000 ciudadanos europeos (muchos de ellos españoles) nos apoyaron enviando un mensaje claro a los mandamases de la Comisión y del Consejo Europeo: queríamos transparencia, que se cumpliera la legislación europea y que se respetaran nuestros derechos como consumidores y ciudadanos. Continue reading «Lo que hemos conseguido en 2015 y lo que lograremos en 2016»

El acuerdo de París sobre clima: entre milagro, desastre y (posible) punto de inflexión

Por Florent Marcellesi, portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo, @fmarcellesi

Artículo publicado en EFEVerde el 16/12/2015

Bolivia-cambio-climático-lago-Poopó-EFE-La-Patria_th_6b083adb4891aae6afdad1aab8aa179a

Al aprobar el acuerdo de París, George Monbiot declaró en The Guardian: “En comparación con lo que podría haber sido, es un milagro. Y en comparación con lo que debería haber sido, es un desastre”. Sin duda, es una de las frases que mejor resume los sentimientos encontrados que muchos nos llevamos de vuelta de la cumbre climática de COP21.

Primero, es un milagro. Alcanzar un acuerdo universal de este tipo, es decir firmado entre 195 países con intereses y visiones totalmente antagonistas, es digno de elogio. Arabia Saudí (representada por su ministro del petróleo), Polonia, Venezuela y Argentina defendían con mucho empeño los intereses del petróleo, gas y carbón. China y la India insistían una y otra vez en la “diferenciación” para no aportar financiación al fondo verde y por poder crecer (y por tanto emitir) todavía unos años más. Continue reading «El acuerdo de París sobre clima: entre milagro, desastre y (posible) punto de inflexión»

Reconocer y proteger a los refugiados climáticos

Por Florent Marcellesi, portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo, y Rosa Martínez, coportavoz de EQUO

Refugiado climático

Artículo publicado en EL PAÍS, el 27/10/2015

El reparto de personas refugiadas en Europa se ha convertido en un espectáculo matemático bochornoso. Pero nuestras antípodas geográficas tampoco han estado a la altura de la Historia: recientemente Nueva Zelanda rechazaba a Teitiota, el primer refugiado climático del mundo. Teitiota y su familia pedían “asilo climático” porque en Kiribati, su isla de origen situada a dos metros sobre el nivel del mar en el Pacífico, las fuentes de agua han sido contaminadas por la sal y los desagües. La causa: la subida del nivel del mar ocasionada por el calentamiento global. La solución para vivir dignamente: migrar.

Estamos ante una realidad incontestable: el cambio climático es ya hoy la primera causa de migraciones en el mundo, solo en 2011 supuso más de 40 millones de personas. De hecho ya están llegando a Europa: según el premio Pulitzer Thomas L. Friedman, la guerra de Siria que ha dado lugar a la actual crisis migratoria, tiene profundas raíces climáticas y ambientales además de las sociales, económicas y geopolíticas. Si fuera poco, estos fenómenos irán creciendo, ya que según ACNUR, en los próximos 50 años podrían migrar por razones climáticas hasta 1.000 millones de personas, principalmente en los países más empobrecidos. Y también afectará directamente nuestros territorios: ya que como señala la investigación Each-For sobre migraciones forzadas, en el sureste de España, los desplazamientos regionales se agudizarán a raíz de las sequías y falta de agua debidas al cambio climático (y al mal desarrollo económico dominante). Continue reading «Reconocer y proteger a los refugiados climáticos»

TTIP y cambio climático: donde dije digo…

Por Florent Marcellesi, Portavoz de Equo en el Parlamento Europeo.

Artículo publicado en lamarea.com el 11/11/2015

No cabe duda de que el cambio climático es la gran lucha del siglo XXI. Y esta gran lucha, como bien dice Naomi Klein, lo cambia todo. Por tanto, tal como plantean el grupo de científicos internacionales sobre cambio climático de cara a la cumbre sobre el clima de París, es lógico que utilicemos “todas las herramientas y medidas disponibles para hacer frente a este desafío”. Con un corolario de sentido común: cualquier instrumento que refuerce el calentamiento global debe ser rechazada. Así que, sin rodeos, preguntémonos: ¿es el TTIP una herramienta de lucha contra el cambio climático?

fuel-1596622_640El TTIP y la energía fósil

La quema de combustibles fósiles es la principal causa de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Por tanto, para cumplir con el control de los efectos del cambio climático, lo primero que debemos hacer es dejar bajo tierra una tercera parte de las reservas actuales de petróleo, la mitad de las de gas y más del 80% de las reservas de carbón. Unido a esto, la transición ecológica solo será posible si dejamos de subvencionar este tipo de energías, que reciben de forma directa o indirecta 10 veces más que las energías limpias. Continue reading «TTIP y cambio climático: donde dije digo…»