Declarar la emergencia climática para actuar ya

Publicado en Contrainformación el 16 de mayo del 2019

Esta semana, Cataluña ha declarado el estado de emergencia climática. Tan solo unos días antes lo hacían el parlamento británico, el parlamento de Irlanda o el gobierno de Escocia. Más Madrid ya ha anunciado que será una de sus primeras decisiones si llega al frente del gobierno de la Comunidad de Madrid.

La declaración del estado de emergencia climática es una de las exigencias de la Juventud por el Clima y Extintion Rebellion. El objetivo de estos movimientos es que se escuchen de una vez las advertencias desesperadas de la comunidad científica y que las instituciones adopten ya medidas drásticas y sin precedentes contra el cambio climático. Tras varios meses de protestas como el 15M Climático, la ola verde de activistas como Greta Thunberg sigue expandiéndose por Europa y por fin empieza a ser escuchada.

La declaración del estado de emergencia climática en Cataluña es muy buena noticia y es el momento de que el Gobierno de España, el resto de comunidades autónomas y cada municipio de nuestro país también lo hagan. Pero es muy importante que esto no se quede en una mera declaración de intenciones, sino que debe tratarse de un reconocimiento de la gravedad de la situación que conlleve acciones políticas drásticas e inmediatas. De nada sirve declarar el estado de emergencia climática en Cataluña mientras la Ley Catalana de Cambio Climático siga siendo papel mojado. De nada servirá declararlo en España si seguimos sin una Ley de Cambio Climático a nivel estatal. No obstante, reconocer la realidad puede y debe ser un punto de inflexión.

Y la realidad es que el tren desenfrenado de nuestro sistema socioeconómico insostenible se ha saltado ya los límites físicos y ecológicos del planeta. Que hemos estado ignorando la gravedad del problema por demasiadas décadas y que ya no es posible eludirlo ni un minuto más. La realidad es que ya sufrimos las consecuencias en forma de muertes por contaminación, olas de calor, incendios forestales, migraciones forzadas, escasez de recursos hídricos, agricultores arruinados por temporales, aumento de las desigualdades y pérdida de oportunidades económicas. La realidad es que pese a los esfuerzos de las ciudades del cambio, seguimos sin las medidas urgentes y estructurales que requiere esta crisis climática que sigue agudizándose. Y la realidad es que nos quedan tan solo 10 años para llevar a cabo cambios sin precedentes históricos en nuestro sistema económico y social.

Reconocer la gravedad de la situación declarando el estado de emergencia climática es el primer paso para que, inmediatamente después, todas las instituciones y actores políticos, económicos y sociales se impliquen urgente y colectivamente para abordar la crisis climática. Con leyes de cambio climático y planes de transición ecológica justa a todos los niveles institucionales, desde lo local a lo europeo, que nos permitan reducir más de un 55% nuestras emisiones de CO2 antes de 2030 como pide el Parlamento Europeo. Con vice-presidencias de transición ecológica en todos los niveles institucionales para llevar a cabo esta gran transformación de forma transversal. Para todo ello, Los Verdes europeos ya hemos propuesto 10 acciones urgentes para salvar el clima.

Entre otras cosas, necesitamos una transición energética rápida y potente. Además de una reducción sustancial de la demanda energética final, se traduce por el cierre de las centrales de carbón y nucleares para 2025 en España, el fin de las subvenciones a las energías sucias fósiles y un sistema eléctrico 100% renovable en 2030. Además, es urgente una revolución de la movilidad a favor de la salud y del clima. Antes de 2030, España tiene que abandonar los coches con motor de combustión. Eso será posible dentro de una movilidad innovadora y eléctrica, que reduzca de forma drástica el número de coches individuales y apueste por el transporte público, el coche compartido, la bici y unas ciudades a escala humana. También es necesario reducir el tráfico aéreo mientras apostamos por una gran red ferroviaria española y europea para pasajeros y mercancías. Y, por supuesto, debemos acabar con el modelo agroalimentario low-cost que destruye el clima y convierte a España en el estercolero de Europa. Es hora de apostar por nuestra dieta mediterránea con un modelo agroecológico que ponga en el centro al campesinado respetando el clima, nuestra salud y a los animales.

Además de estos objetivos concretos de sentido común, es también necesario un profundo cambio sistémico. Ya que es imposible crecer de forma infinita en un planeta finito y que la era del crecimiento ya ha terminado, construyamos una nueva prosperidad económica capaz de satisfacer las necesidades de todas las personas respetando los límites ecológicos del planeta. Esto solo será posible a través de una transición ecológica que no deje a nadie atrás, que ponga en el centro a las personas atrapadas en el viejo mundo fósil, ya sea las que dependen del coche privado para ir a trabajar o las comunidades de las cuencas mineras, haciéndolas beneficiarias de las oportunidades del nuevo mundo de la sostenibilidad.

Para lograrlo, necesitamos que la ola verde de movilizaciones por el clima siga creciendo y se mantenga en el tiempo. Es el momento de implicar a cada vez más gente en esta lucha transversal: jóvenes, personas mayores, organizaciones ecologistas, feministas y sociales, sindicatos, organizaciones de consumidores, cooperativas, pequeñas y medianas empresas, etc. Esta presión social será imprescindible para que la agenda política no se desvíe hacia debates superficiales que nos alejen de lo realmente importante, que es superar con éxito el gran reto de nuestra generación: el cambio climático.

Sáhara Occidental: el acuerdo UE-Marruecos tiene las horas contadas

Por Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO / @fmarcellesi

Artículo publicado en Contrainformacion.es el 20/01/2019

Esta semana, la UE ha perdido una oportunidad más de demostrar su compromiso con los Derechos Humanos, al aprobarse la reforma del tratado comercial entre la UE y Marruecos, que supone la extensión del mismo al territorio del Sáhara Occidental, ocupado ilegalmente por Marruecos.

Esta aplicación es ilegal, porque no cuenta con el consentimiento del pueblo saharaui, algo que ya dictaminó el Tribunal de Justicia europeo en 2016 con respecto al anterior acuerdo; al considerar que Marruecos y el Sáhara Occidental son dos territorios distintos y separados. Sin embargo, una mayoría de eurodiputados ha decidido esta semana ceder a las presiones de Marruecos, entorpeciendo aún más el proceso de autodeterminación en el marco de Naciones Unidas. Por nuestra parte, desde el grupo Verdes/ALE, desde el que hemos defendido la legalidad internacional en todas las comisiones, y con respecto tanto a este tratado como al tratado de pesca con Marruecos, estamos convencidos de que es un Tratado que nace con fecha de caducidad. Continue reading «Sáhara Occidental: el acuerdo UE-Marruecos tiene las horas contadas»

Sáhara Occidental: la hora de la verdad

Read More

Mañana el Parlamento Europeo vota la extensión de preferencias tarifarias al territorio del Sahara occidental ocupado ilegalmente por Marruecos en 1979. Este acuerdo se negoció tras la sentencia de la Corte de Justicia de la Unión Europea de Diciembre del 2016, que dictaminó la imposibilidad de aplicar preferencias tarifarias bajo el anterior acuerdo agrícola entre la UE y Marruecos al territorio del Sáhara Occidental. Los argumentos de la Corte fueron claros: Marruecos y el Sáhara Occidental son dos territorios distintos y separados, y cualquier preferencia tarifaria que se aplique al Sáhara debe contar con el consentimiento del pueblo saharaui.

A pesar de que el pueblo saharaui tiene la ley de su parte y de la claridad de la Corte, la Comisión ha decidido doblegarse al chantaje marroquí en temas migratorios y negociar un acuerdo ilegal, contrario al derecho europeo e internacional, así como a las decisiones de la Corte. Ello mientras dice apoyar las negociaciones auspiciadas por el Enviado Especial de Naciones Unidas, Horst Köhler, que se han reiniciado tras seis años de parálisis.

Las negociaciones sobre este acuerdo se han llevado a cabo únicamente con Marruecos, a pesar de que la Comisión ha reiterado en numerosas ocasiones no reconocer su soberanía sobre el Sáhara Occidental. Ningún país reconoce tal soberanía, pero otros actores como EEUU, Noruega e Islandia han optado por la opción más coherente: excluir el territorio del Sáhara Occidental de sus acuerdos con Marruecos. ¿Por qué no ha optado la UE por esa solución? Además, las negociaciones se han realizado sin una evaluación de impacto, sin datos disponibles sobre intercambios comerciales y sin que la Comisión ponga un pie en el Sáhara Occidental. ¿Podríamos imaginar el escándalo si la Comisión hubiese actuado de la misma manera en las negociaciones del acuerdo CETA con Canadá?

 El procedimiento en el Parlamento Europeo no ha sido mucho más esperanzador: la parlamentaria responsable del tema, Patricia Lalonde, compañera francesa de grupo de Ciudadanos, fue acusada de un serio conflicto de intereses que se descubrió poco antes del voto en la Comisión parlamentaria de comercio internacional y que fue ampliamente denunciado por los Verdes. En este ambiente contaminado por el conflicto de intereses y una presión insostenible por parte del gobierno marroquí y su ejército de “lobistas” el apoyo incondicional a un acto de clara ilegalidad por los grupos mayoritarios del parlamento, incluyendo el de Elena Valenciano a la cabeza del grupo socialista, ha sido particularmente perturbador. Antes del voto en pleno, es precisa la respuesta a una serie de cuestiones fundamentales: ¿Cómo puede la UE justificar que no reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental tras negociar el acuerdo comercial únicamente con Marruecos? ¿Por qué la Comisión Europea no ha obtenido el consentimiento del pueblo saharaui a través del Frente Polisario, único representante del pueblo Saharaui reconocido por Naciones Unidas? ¿Dónde están los datos sobre los intercambios comerciales entre el Sáhara Occidental y la UE? ¿Por qué los consumidores europeos serán incapaces de distinguir los productos provenientes del Sáhara Occidental, vulnerando la legislación europea sobre protección de consumidores?

Casi 100 parlamentarios, entre los cuales me encuentro, hemos pedido que la Corte de Justicia de la UE evalúe la legalidad del acuerdo antes de que sea votado en el Parlamento Europeo. La inseguridad jurídica que supone este acuerdo, que con certeza será declarado ilegal por la Corte, demuestra que no se están tomando en serio a los ciudadanos europeos, a la población saharaui y a los operadores comerciales. Esta petición es lo máximo que como parlamentarios podemos aceptar en este expediente, especialmente tras ver cómo lo peor de la política ha salido a la luz durante las negociaciones en la Comisión y en el Parlamento.

La credibilidad de la UE está en juego. Votar a favor de este acuerdo será votar en contra del derecho internacional y de las decisiones de nuestra propia Corte. Votar a favor de este acuerdo será legitimar la ocupación ilegal del Sáhara Occidental, entorpecer las negociaciones en Naciones Unidas y transmitir a Marruecos el mensaje de que por muchas sentencias de la Corte que hayan, seguiremos operando como si nada hubiese pasado. Si queremos defender a la UE como un actor que contribuye a la paz y que defiende los derechos humanos y el estado de derecho, debemos impedir que este acuerdo se apruebe mañana en el Parlamento Europeo.

El nuevo orden climático busca nuevos liderazgos

Por Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO / @fmarcellesi

Artículo publicado en efeverde.com, el 22/11/2016

En COP21 el año pasado en París, ganamos la batalla política y cultural: la lucha por el clima pasó a ser hegemónica. Este año en COP22 en Marrakech, marcada por la ratificación en menos de un año del Acuerdo de París y por la elección a presidente de Estados Unidos de un negacionista climático, esta “hegemonía climática” se ha reivindicado frente a Trump, dando continuidad política y técnica a lo aprobado en París. Pero si algo ha demostrado COP22 es que el nuevo orden climático mundial ansía nuevos liderazgos.persononapipe

Primero, ya sea en la declaración política final de Marrakech o en las intervenciones de los representantes de los diferentes países a lo largo de la semana, COP22 ha enviado un mensaje claro: diga lo que diga Trump, haga lo que haga, no hay marcha atrás en la lucha contra el cambio climático. El Acuerdo de París ha sido revalidado con el apoyo de la Unión Europea (UE) y China (¡e incluso de Rusia y los países petrolíferos!), mientras  el impulso complementario de las ciudades, regiones, sociedad civil y empresas está haciendo de la transición ecológica una ola de fondo imparable. Continue reading «El nuevo orden climático busca nuevos liderazgos»

Intervención de Florent Marcellesi sobre el Sahara Occidental en el Parlamento Europeo

Intervención de Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO-Primavera Europea, en la reunión monográfica de la Delegación Magreb sobre situación y perspectiva en el Sahara Occidental. 20/10/2016 en el Parlamento Europeo, Bruselas (1).

Queridos colegas (2), Monsieur le Vice-Ministre de la République Saharoui:

sahara-libre

Apenas nominado al Parlamento Europeo, es un honor poder estar en esta delegación y poder intervenir sobre un tema prioritario tanto para mi grupo político como para España, cuya responsabilidad como potencia colonizadora histórica sigue vigente.

Hace poco el Parlamento Europeo publicó un estudio de la Comisión de asuntos exteriores comparando las políticas de la Unión Europea (UE) con Crimea, Palestina y Sáhara Occidental. Este estudio remarca algo fundamental: el marco jurídico internacional aplicable a estas 3 situaciones es exactamente el mismo. Y por tanto que la acción de la UE tiene que ser la misma en estos territorios, es decir basada en el no-reconocimiento de la soberanía de la potencia de ocupación. Continue reading «Intervención de Florent Marcellesi sobre el Sahara Occidental en el Parlamento Europeo»

El CETA, caballo de Troya del TTIP

Por Florent Marcellesi, portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo / @fmarcellesi

Artículo publicado en eldiario.es, el 9/05/2016

Gracias a la filtración llevada a cabo por Greenpeace, se viene hablando más que nunca del TTIP, el tratado de comercio e inversiones negociado entre la Unión Europea y Estados Unidos. Pero no podemos concentrarnos únicamente en este tratado: existe otro que nos amenaza de igual forma y que se encuentra, solamente, pendiente de ratificar. Este tratado es el CETA.

caballodetroyaEl CETA, el TTIP canadiense

Debido a su gran parecido, el CETA también es conocido como ‘el TTIP canadiense’. Este “Acuerdo Integral de Economía y Comercio” (por sus siglas en inglés) no es ni más ni menos que otro tratado de comercio e inversiones, esta vez entre la Unión Europea y Canadá. Pero no cualquier tratado: uno que, según la propia Comisión Europea, es un “acuerdo de referencia que inspirará a los negociadores del TTIP”, es decir una suerte de “ TTIP 1.0”. Lo único, es que a diferencia del TTIP, sus negociaciones ya han concluido en 2014 fuera de cualquier foco mediático y debate político, y se encuentra ahora mismo pendiente de la ratificación por parte, al menos, del Consejo Europeo y del Parlamento Europeo. Continue reading «El CETA, caballo de Troya del TTIP»

Reconocer y proteger a los refugiados climáticos

Por Florent Marcellesi, portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo, y Rosa Martínez, coportavoz de EQUO

Refugiado climático

Artículo publicado en EL PAÍS, el 27/10/2015

El reparto de personas refugiadas en Europa se ha convertido en un espectáculo matemático bochornoso. Pero nuestras antípodas geográficas tampoco han estado a la altura de la Historia: recientemente Nueva Zelanda rechazaba a Teitiota, el primer refugiado climático del mundo. Teitiota y su familia pedían “asilo climático” porque en Kiribati, su isla de origen situada a dos metros sobre el nivel del mar en el Pacífico, las fuentes de agua han sido contaminadas por la sal y los desagües. La causa: la subida del nivel del mar ocasionada por el calentamiento global. La solución para vivir dignamente: migrar.

Estamos ante una realidad incontestable: el cambio climático es ya hoy la primera causa de migraciones en el mundo, solo en 2011 supuso más de 40 millones de personas. De hecho ya están llegando a Europa: según el premio Pulitzer Thomas L. Friedman, la guerra de Siria que ha dado lugar a la actual crisis migratoria, tiene profundas raíces climáticas y ambientales además de las sociales, económicas y geopolíticas. Si fuera poco, estos fenómenos irán creciendo, ya que según ACNUR, en los próximos 50 años podrían migrar por razones climáticas hasta 1.000 millones de personas, principalmente en los países más empobrecidos. Y también afectará directamente nuestros territorios: ya que como señala la investigación Each-For sobre migraciones forzadas, en el sureste de España, los desplazamientos regionales se agudizarán a raíz de las sequías y falta de agua debidas al cambio climático (y al mal desarrollo económico dominante). Continue reading «Reconocer y proteger a los refugiados climáticos»

Siria, una guerra climática (y las que están por venir)

Por Florent Marcellesi y Rosa Martínez

Siria CC 2

Publicado en eldiario.es, el 09/09/2015

Ahora por fin hemos recordado que en Siria hay guerra, que es ese horror de lo que huye la gente que llega a Europa. Así que ahora es el momento también de entender por qué hay guerra en Siria. Para ello, recordemos que en septiembre de 2010 una sequía en el noroeste de este país dejó a millones de personas en la extrema pobreza. En marzo de 2011 empezó la guerra, siendo las primeras revueltas en los lugares más secos del país.

¿Puede una sequía causar una guerra? Por supuesto, dada sus consecuencias gravísimas sobre las cosechas o la disponibilidad de agua. De igual manera puede serlo la sobreexplotación de recursos, la deforestación, la desaparición de tierras fértiles y en general cualquier fenómeno climático o ambiental que altere las condiciones de vida y de acceso a los recursos básicos de la población. Todas estas causas pueden ser algunos de los detonantes o el multiplicador de una crisis, junto con una serie de condicionantes políticos, sociales y productivos. Continue reading «Siria, una guerra climática (y las que están por venir)»

El TTIP: una batalla que podemos (y debemos) ganar

por Florent Marcellesi, portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo. Artículo publicado en Espacio Público, el 14/10/2015.

ttip_campact_flickr1

Podemos ganar la batalla contra el TTIP, este polémico tratado de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea. No es un farol. Es una realidad objetiva basada en lo siguiente:

  • El grado de conocimiento se ha disparado. Mientras que en las elecciones europeas del 2014 hasta las personas más comprometidas con la transformación social, democrática y ecológica desconocían del todo el TTIP, hoy, gracias a un trabajo de las plataformas anti-TTIP, ONGs, sindicatos, etc, la situación ha cambiado radicalmente. Sin llegar a ser portada en la prensa española (pero sí en otros países europeos), el TTIP es un tema de actualidad, llena salas y hasta los medios masivos informan sobre sus impactos.
  • La movilización de la ciudadanía europea es real, masiva y eficiente. En un año se han recogido en Europa más de tres millones de firmas en contra del TTIP. Además, las últimas marchas europeas del “Día de Acción Global” en el mes de abril pasado juntaron a decenas de miles de personas en más de 300 ciudades en toda Europa. Y vamos a más: el 17 de octubre la protesta contra el TTIP confluye con las euromarchas en Bruselas, mientras hace poco ni más ni menos que 250.000 personas se manifestaban en contra del TTIP en Berlín. Continue reading «El TTIP: una batalla que podemos (y debemos) ganar»

La esquizofrenia progresista de la sociedad israelí

Florent Marcellesi (@fmarcellesi), Portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo, que visitó del 20 al 24 de julio del 2015 Israel y Palestina con una delegación de Los Verdes Europeos.

Artículo publicado en Público el 22 de julio del 2015.

israel-protest che guevara

Recién llegado a Israel, la agenda está cargada de reuniones con autoridades políticas y organizaciones de la sociedad civil, así como visitas al terreno. Las emociones se agolpan, tanto como las preguntas. Todo por entender en esta región tan espinosa, como compleja.

Sábado 18, mi primera reunión es con Aya Shoshan, activista del movimiento indignado en Israel. Conocido como el “movimiento de las tiendas”, este movimiento surgió y se manifestó principalmente en 2011, siguiendo los pasos del 15M. Miles de jóvenes plantaron sus tiendas en las principales ciudades israelíes, reclamando una vivienda digna a precio asequible. Rápidamente el movimiento fue evolucionando para criticar las fuertes desigualdades sociales en Israel.

El movimiento indignado israelí tuvo grandes similitudes con el 15M español: en primer lugar, el hartazgo con las élites de su país, y en segundo, el respaldo de sociedad israelí hacia sus demandas. En Jerusalén se produjeron numerosas manifestaciones, llegando a reunir a medio millón de personas en una de ellas. Esto es sacar a la calle el 16% de los 8 millones de habitantes de Israel. Continue reading «La esquizofrenia progresista de la sociedad israelí»