Prosperidad sin crecimiento: el cambio en marcha

Entrevista a Florent Marcellesi en el periódico italiano Il Cambiamento. Realizada por Giovanni Fez, 28 de enero del 2014. Disponible en versión italiana original aquí.

“El crecimiento es un dogma de fe en el sistema económico actual pero el crecimiento es el problema porque el modelo actual no funciona». Florent Marcellesi, coordinador del centro de estudio y formación Ecopolítica, es uno de los jóvenes pensadores más lúcido en esta Europa donde la base de la pirámide social se tambalea y busca una vía de salida.

Su último libro  “Adiόs al crecimiento” ha sido escrito junto con Jean Gadrey, economista y miembro del consejo científico de Attac Francia, y Borja Barrangué, investigador en la Universidad Autónoma de Madrid y miembro de Ecopolítica. Marcellesi es el coordinador del centro de estudio y formación Ecopolitica, tiene 34 años y las ideas muy claras. Le hemos pedido que nos contara como ha resumido en sus libros, sobre todo en el último, la reflexión fruto de años de activismo y de investigación.

Pregunta: El crecimiento: todos dicen que es necesario para superar la crisis y encontrarse de nuevo con el bienestar. ¿Piensas que esto es cierto?  En tu libro, ¿cómo defines el crecimiento? 

El crecimiento es un dogma de fe en el sistema económico actual. Y sobre todo, es lo que estructura nuestras economías occidentales, principalmente a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial. Cuando hablamos de crecimiento, hablamos ante todo del «crecimiento del Producto Interno Bruto» (PIB). En esta economía tiene que crecer el PIB, es decir el aumento de cantidades producidas e intercambiadas en el mercado. Dicho de otro modo, tiene que crecer la tarta económica y material para su consiguiente reparto entre capital y trabajo, ya sea a través del mercado o del Estado. Mientras crezca a buen ritmo la tarta en el “modo pleno empleo, aumentos de productividad y progreso tecnológico”, el capital tendrá garantizado una parte constante, o incluso creciente, del pastel para sus beneficios, y las personas trabajadoras tendrán garantizados (gracias a la redistribución de una parte de los aumentos de productividad) un empleo y el refuerzo de su poder adquisitivo.

¿Es el crecimiento la solución o el problema?

Es el problema porque este modelo de (relativa) paz social basada el crecimiento ya no funciona! Continue reading «Prosperidad sin crecimiento: el cambio en marcha»