Una Europa que respete a sus animales

Como eurodiputado, he luchado desde el Parlamento Europeo para poner a los animales y sus derechos en la agenda política. Ya sean animales salvajes, defendiendo un lobo vivo y protegido o el fin del tráfico de animales salvajes, o también denunciado ante la UE el maltrato animal en la ganadería industrial. Ya sea impulsando medidas para evitar y reducir el sufrimiento de los animales en su transporte y en los mataderos o protegiendo su salud combatiendo la resistencia a los antibióticos.

Mi trabajo en contra de las macrogranjas y para la reducción del consumo de carne ha logrado un gran impacto y visibilidad. Hemos conseguido crear un fuerte movimiento contra la ganadería industrial y por un modelo agroecológico. Este movimiento, que pone en el centro el bienestar animal, no para de crecer.

Como miembro también del intergrupo de la eurocámara sobre bienestar animal, he impulsado y apoyado varias medidas que se han aprobado finalmente y que mejorarán las condiciones de vida de los animales. Por ejemplo, que el Parlamento Europeo haya pedido acabar con las subvenciones a la tauromaquia, con la experimentación con animales o con las jaulas de los conejos de granja. Tras esta última victoria, participo ahora en una campaña a nivel europeo para acabar con la era de las jaulas, por el derecho de todos los animales a no vivir enjaulados.

Ante el auge de fuerzas como Vox que pretenden financiar y fomentar aún más el maltrato animal, la tauromaquia y la caza, estoy decidido a seguir luchando desde el Parlamento Europeo por una Europa que respete a sus animales.