Florent Marcellesi

Entradas marcadas ‘ecología política’

Prosperidad sin crecimiento: el cambio en marcha

En decrecimiento, ecología política, Economía el 29 enero 2014 a las 11:35
Entrevista a Florent Marcellesi en el periódico italiano Il Cambiamento. Realizada por Giovanni Fez, 28 de enero del 2014. Disponible en versión italiana original aquí.

“El crecimiento es un dogma de fe en el sistema económico actual pero el crecimiento es el problema porque el modelo actual no funciona”. Florent Marcellesi, coordinador del centro de estudio y formación Ecopolítica, es uno de los jóvenes pensadores más lúcido en esta Europa donde la base de la pirámide social se tambalea y busca una vía de salida.

Su último libro  “Adiόs al crecimiento” ha sido escrito junto con Jean Gadrey, economista y miembro del consejo científico de Attac Francia, y Borja Barrangué, investigador en la Universidad Autónoma de Madrid y miembro de Ecopolítica. Marcellesi es el coordinador del centro de estudio y formación Ecopolitica, tiene 34 años y las ideas muy claras. Le hemos pedido que nos contara como ha resumido en sus libros, sobre todo en el último, la reflexión fruto de años de activismo y de investigación.

Pregunta: El crecimiento: todos dicen que es necesario para superar la crisis y encontrarse de nuevo con el bienestar. ¿Piensas que esto es cierto?  En tu libro, ¿cómo defines el crecimiento? 

El crecimiento es un dogma de fe en el sistema económico actual. Y sobre todo, es lo que estructura nuestras economías occidentales, principalmente a partir del fin de la Segunda Guerra Mundial. Cuando hablamos de crecimiento, hablamos ante todo del “crecimiento del Producto Interno Bruto” (PIB). En esta economía tiene que crecer el PIB, es decir el aumento de cantidades producidas e intercambiadas en el mercado. Dicho de otro modo, tiene que crecer la tarta económica y material para su consiguiente reparto entre capital y trabajo, ya sea a través del mercado o del Estado. Mientras crezca a buen ritmo la tarta en el “modo pleno empleo, aumentos de productividad y progreso tecnológico”, el capital tendrá garantizado una parte constante, o incluso creciente, del pastel para sus beneficios, y las personas trabajadoras tendrán garantizados (gracias a la redistribución de una parte de los aumentos de productividad) un empleo y el refuerzo de su poder adquisitivo.

¿Es el crecimiento la solución o el problema?

Es el problema porque este modelo de (relativa) paz social basada el crecimiento ya no funciona! Lea el resto de esta entrada »

Érase una vez la ecología política…

En ecología política el 22 enero 2014 a las 11:38

Por Florent Marcellesi.

Érase una vez la ecología política

Publicado en la revista El Topo, enero del 2014 (1)

Recientemente, llevando a mis hijas a la biblioteca, me encontré con un cuento de mi infancia cuya historia va así: En tiempos lejanos, tres bandoleros asaltaban en las carreteras las carrozas y desvalijaban a sus viajeros/as de todas sus pertenencias en oro y dinero. Luego acumulaban sus tesoros en un castillo perdido en la montaña. Un día, atacaron una enésima carroza pero solo había una niña en su interior. Al no poder apoderarse de otra cosa y para no irse con las manos vacías, se la llevaron a su castillo. Al llegar, la niña, temeraria e impertinente, descubrió los tesoros acumulados desde hacía años y les preguntó con ingenuidad por qué guardaban tantos baúles llenos de metales preciosos en sus bodegas. Los tres bandoleros se miraron atónitos, incapaces de contestar: ¡nunca se habían hecho tal pregunta!

Lo mismo ocurre en los tiempos modernos: la ecología política, como esta niña sincera y rebelde, mira a los ojos a los políticos, economistas y otros bandoleros de las crisis actuales con una pregunta sencilla: señores (utilizo el masculino exclusivo a propósito): ¿por qué acumulan todas estas riquezas materiales y monetarias? Y luego mira a todas aquellas personas que conformamos esta sociedad diversa y nos pregunta: ¿por qué y para qué (hiper)producen, (hiper)consumen y (hiper)trabajan tanto? ¿Esto les hace más felices? ¿Les asegura un futuro seguro para sus hijos y nietas? ¿Garantiza un medio ambiente sano y buena calidad de vida para la gran mayoría de la población, vivan en el Norte o en el Sur? Lea el resto de esta entrada »

Mi candidatura para una Europa solidaria y sostenible #PrimariasEquo #ReinventaEuropa

En ecología política, Europa el 4 diciembre 2013 a las 10:13

Querida/o compañera/o:

Foto Flo CampañaREVEQUO ha lanzado primarias abiertas para elegir la candidatura de las elecciones europeas de 2014.

De cara a este proceso, he decidido presentarme.

Me presento a cabeza de lista porque estoy convencido de que otra Europa es posible y necesaria para prosperar con paz, justicia y sostenibilidad. Este compromiso se basa en un análisis y un sentimiento claros: Europa es el espacio apropiado para aportar respuestas a los muchos desafíos globales, ya sean ecológicos, económicos, sociales y democráticos.

Europa no puede conformarse, ni debe confundirse con las nefastas políticas de austeridad que lleva a cabo la Troika. Europa no puede, ni debe rendirse a  las multinacionales y los mercados. Europa no puede, ni debe abandonar su liderazgo en la lucha contra el cambio climático. Europa no puede, ni debe dar rienda suelta a los populismos y al rechazo del otro. ¡No es a Europa a la que hay que jubilar, sino a los políticos que actualmente la lideran!

Con las ideas y la fuerza de la ecología política, podemos sacar a Europa de la crisis y salir de la crisis gracias a Europa. Podemos reinventar y construir una Europa basada en la justicia social y ambiental, para mujeres y hombres, para las generaciones presentes y futuras, en el Norte y en el Sur, y de forma armónica con la naturaleza y el resto de seres vivos. Nos merecemos una Europa capaz de aumentar nuestra calidad de vida, respetando la de los demás. Lea el resto de esta entrada »

¿Más allá del Estado?

En decrecimiento, democracia, ecología política el 22 octubre 2013 a las 9:12

Por Florent Marcellesi (1)

Publicado en el nº45 de la Revista Ecología Política.

Estadodelbienestar

La cuestión del Estado está más que nunca en el centro del debate. Mientras que el Estado-nación (y sus componentes como el pueblo, la soberanía, etc.) se ve profundamente cuestionado por la crisis socio-ecológica (Marcellesi, 2012a), la crisis económica ha puesto en la diana al “Estado del bienestar” como máximo representante del “interés general” y canal de redistribución de las riquezas. Considerado por los sectores neoliberales como un freno al mercado y a la vuelta al crecimiento, se ve atacado de forma brutal y reiterada a través de recortes y/o de privatizaciones de servicios públicos básicos como la educación o la sanidad. Mientras tanto, del otro lado del arco político, las izquierdas se movilizan en la calle o en las instituciones para evitar su desmantelamiento y defender los derechos laborales y sociales obtenidos durante decenios de años. El Estado-nación de Bienestar, verdadero pilar del modelo de desarrollo europeo después de la segunda guerra mundial, por tanto cristaliza la lucha entre las dos visiones que han estructurado la sociedad industrial en torno a la creación y al reparto de las riquezas producidas.

Sin embargo, hoy se suman a este eje clásico de enfrentamiento ideológico y práctico en torno al Estado, su forma actual y su futuro, otras interrogaciones y contradicciones (algunas nuevas, otras no tanto) que, en este artículo, analizaremos desde el triple prisma interdependiente: la crisis ecológica, los comunes y la regeneración democrática. En base a esta reflexión inicial, propondremos algunas pistas para el debate y la práctica. Lea el resto de esta entrada »

El fracking contra el medio ambiente

En cambio climático, energía, territorio el 20 junio 2013 a las 9:02

stop-fracking

Por Florent Marcellesi, investigador y activista ecologista.

Publicado en Vía52 el 19 de junio de 2013.

El fracking ha pasado de ser en poco tiempo un término tecnológico oscuro y desconocido de la opinión pública a otro que despierta pasiones y debates ciudadanos. Es que sin duda el fracking, tecnología para aprovechar ciertos yacimientos de gas llamados no convencionales y de difícil extracción, es el símbolo de la lucha entre dos visiones del mundo ante la crisis ecológica. Mientras la primera, dominante hasta la fecha, considera que nuestro estilo de vida no es cuestionable y que la tecnología nos salvará, desde la segunda entendemos que los riesgos ambientales de esta tecnología no son asumibles por las generaciones presentes y futuras, y que nuestro principal problema como civilización radica en nuestro insostenible e injusto modelo de producción y consumo. Lea el resto de esta entrada »

La ecología política como radicalidad democrática

En democracia, ecología política el 2 abril 2013 a las 15:12

Mafalda cuidado tierra

Florent Marcellesi, coordinador de Ecopolítica y miembro de la Revista Ecología Política.

Publicado en la revista Cuides, nº9, octubre 2012 (*). Este es el sexto artículo de ocho en la serie “¿Qué es la ecología política? Una vía para la esperanza en el siglo XXI”.

La consecución de la «sociedad convivencial», donde la herramienta moderna se pone al servicio de la persona integrada en la colectividad (Illich, 2006) y donde prima la biomímesis y la autocontención (Riechmann, 2008), implica realizar cambios profundos —de estilo de vida, de relaciones sociales, in fine de civilización, etc.— que cuestionan las bases de nuestras democracias representativas. Apoyándonos en el último texto de Gorz, podemos plantear que una incorporación fallida de los conceptos de solidaridad intergeneracional y solidaridad planetaria y el no tomar en consideración el «imperativo de supervivencia» pueden llevar a la sociedad a un «fascismo verde»:

“Sin estas premisas, sólo se podrá evitar el colapso a través de restricciones, racionamientos, repartos autoritarios de recursos característicos de una economía de guerra. Por lo tanto, la salida del capitalismo tendrá lugar sí o sí, de forma civilizada o bárbara. Sólo se plantea la cuestión del tipo de salida y el ritmo al que va a tener lugar.” (2008b)

Por otro lado, la noción de sostenibilidad cuestiona radicalmente la visión occidental tradicional de interés general al ampliar las preocupaciones políticas en el «tiempo largo» (al referirse a las generaciones futuras) y en el espacio (al revelar la pertenencia de la humanidad a un espacio común sugiriendo una interdependencia ecológica entre los pueblos) (Boutaud, 2007). Sin embargo, se constata la incapacidad del sistema político y democrático actual para pensar el largo plazo y los intereses de los no representados, privilegiando los intereses a corto plazo (Jonas, 1995) y limitando además el interés general al Estado-nación. Lea el resto de esta entrada »

La ecología política: una ideología global y transformadora (II)

En ecología política el 13 marzo 2013 a las 9:10

Sunflower 2

Florent Marcellesi, coordinador de Ecopolítica y miembro de la Revista Ecología Política.

Publicado en la revista Cuides, nº9, octubre 2012 (*). Este es el quinto artículo de ocho en la serie “¿Qué es la ecología política? Una vía para la esperanza en el siglo XXI”.

Ante la crisis ecológica generalizada, sinónima de crisis de modelo y de civilización y que hace peligrar la supervivencia civilizada de la humanidad, la ecología política se marca como objetivo convertirse, tanto en la teoría como en la práctica, en una alternativa a la sociedad industrial, es decir, en un pensamiento crítico, global y transformador. Tras analizar su enfoque antiproductivista, dedicamos este artículo a profundizar en su carácter transformador.

2. La ecología política como búsqueda de sentido

 

Frente al sistema productivista, la ecología como ideología «prescribe su forma particular de sociedad», donde la cuestión de la orientación y de los fines de la producción y del consumo (es decir, en el fondo, la cuestión existencial de 1968) se erige como uno de sus núcleos centrales. Así, mientras que en su origen la ecología era una disciplina científica,(1) «la ecología de la especie humana difiere de la ecología de las demás especies animales», puesto que los seres humanos —al contrario del resto de las especies— «son animales no solamente sociales sino también políticos» (Lipietz, 2000a). El paso de la ecología como ciencia a la ecología como pensamiento político introduce entonces la cuestión del sentido de lo que hacemos, lo cual implica una serie de interrogaciones: Lea el resto de esta entrada »

La ecología política: una ideología global y transformadora (I)

En ecología política el 7 febrero 2013 a las 9:52

Sunflower 2Florent Marcellesi, coordinador de Ecopolítica y miembro de la Revista Ecología Política.

Publicado en la revista Cuides, nº9, octubre 2012 (*). Este es el cuarto artículo de ocho en la serie “¿Qué es la ecología política? Una vía para la esperanza en el siglo XXI”.

Ante la crisis ecológica generalizada, sinónima de crisis de modelo y de civilización y que hace peligrar la supervivencia civilizada de la humanidad, la ecología política se marca como objetivo convertirse, tanto en la teoría como en la práctica, en una alternativa a la sociedad industrial, es decir, en un pensamiento crítico, global y transformador. Con la caída del muro de Berlín en 1989, quedó patente —si hacía falta después de Chernóbil y demás escándalos en el bloque soviético— la incapacidad del socialismo realmente existente de proveer democracia, justicia social y sostenibilidad ecológica. Por otro lado, las miradas se concentran en el sistema socioeconómico hegemónico actual, el liberal-productivismo, que, a pesar de su victoria geopolítica, se muestra incapaz de resolver el incremento de las destrucciones medioambientales y las desigualdades sociales. Lea el resto de esta entrada »

¿Qué es la crisis ecológica?

En ecología política el 8 enero 2013 a las 9:51
Cheng Lily Li

Créditos: Cheng (Lily) Li

Florent Marcellesi, coordinador de Ecopolítica y miembro de la Revista Ecología Política.

Publicado en la revista Cuides, nº9, octubre 2012 (1). Este es el tercer artículo de ocho en la serie “¿Qué es la ecología política? Una vía para la esperanza en el siglo XXI”.

La ecología política basa su teoría y praxis en la reflexión y acción en la lucha contra la llamada “crisis ecológica” y en la propuesta de nuevos modelos de producción y consumo compatibles con los límites ecológicos del Planeta y la justicia y ética socio-ambiental. Pero ¿qué llamamos exactamente crisis ecológica? ¿En qué fenómenos concretos se manifiesta y qué relaciones guarda con el sistema socio-económico actual?

La crisis ecológica es principalmente una crisis de escasez: escasez de materias primas, de energía, de tierras y de espacio ambiental para mantener el ritmo de la economía actual, y aún menos extenderlo a todos los países del Sur y dejarlo en herencia a las generaciones futuras. El modo de producción y de consumo impulsado por el Norte no tiene en cuenta los límites físicos del planeta, tal y como lo deja patente la huella ecológica: si todas las personas de este mundo consumieran como la ciudadanía española, necesitaríamos tres planetas. Mientras tanto, la humanidad ya supera en un 50% su capacidad de regenerar los recursos naturales que utilizamos y asimilar los residuos que desechamos (WWF, 2012). Por su parte, el alcance de la dominación humana y de la amplitud de la crisis ambiental que provoca, queda claro por lo menos a través de los seis fenómenos siguientes (Vitousek y sus colaboradores (en Riechmann, 2008)): Lea el resto de esta entrada »

1968, nucleares y otros mitos fundacionales del ecologismo

En ecología política el 3 diciembre 2012 a las 10:10

Mayo 68Florent Marcellesi, coordinador de Ecopolítica y miembro de la Revista Ecología Política.

Publicado en la revista Cuides, nº9, octubre 2012 (1). Este es el segundo artículo de ocho en la serie “¿Qué es la ecología política? Una vía para la esperanza en el siglo XXI”.

En la lucha ecologista, el año 1968 marca un punto de inflexión, un punto crítico. En diferentes partes del planeta, las revueltas juveniles se componen de una masa heterogénea de perfiles sociológicos donde conviven pacifistas, feministas, artistas, libertarios, medioambientalistas o autogestionarios en contra de la cultura del progreso ilimitado, consumista, jerárquico y patriarcal. En el abanico de los movimientos por la autonomía destacan también los militantes que redescubren el mundo rural, que vinculan los términos ecología y comunidad e inician un retorno a la tierra con prácticas y técnicas alternativas. Esta «revolución mundial de 1968», en la línea del concepto acunado por Wallerstein, marca una ruptura profunda con los movimientos de la izquierda tradicional y la aparición de nuevas aspiraciones transformadoras. Lea el resto de esta entrada »