La agricultura ecológica reduce la desigualdad de género

Intervención de Florent Marcellesi en el debate conjunto entre la Comisión de Agricultura y la Comisión de Igualdad de Género sobre el informe “El papel de las mujeres en áreas rurales”

Contexto:

La discriminación de la mujer en zonas rurales es una constante. La contribución de la mujer en la agricultura europea y en el desarrollo rural sostenible no se ve reconocida formalmente: los hombres son mayoritariamente los dueños de las propiedades agrícolas en la UE (en 2007, sólo 29% eran mujeres), los destinatarios de la financiación y los responsables de la toma de decisiones (a nivel de empresa y a nivel de políticas públicas).

Muchas mujeres suelen estar a cargo de tareas menos visibles como manejar las finanzas o el ganado. De los 3,25 millones de personas que se declaran cónyuges de titular en la UE, el 80 % son mujeres. Además, la brecha salarial en 2009 fue del 17%.

A la vez el modelo agrícola actual es totalmente insostenible, tanto a nivel de uso energía fósil, pesticidas y químicos como de emisión de gases de efecto invernadero.

Frente a esta situación, es hora de dar una respuesta justa para las mujeres y sostenible para el planeta.

Cambiar el actual modelo agrícola actual industrial, de gran escala, globalizado e intensivo por un modelo de agricultura sostenible, de pequeña escala, relocalizado y extensivo contribuiría a la reducción de la desigualdad entre hombres y mujeres en áreas rurales. La Unión Europea debe promover una transición justa hacía un sistema agrícola sostenible e igualitario.

¿Por qué?

  • El modelo agrícola actual de agricultura contribuye a perpetuar la desigualdad de género debido a las altas inversiones iniciales para maquinaria e insumos como pesticidas, fertilizantes y semillas modificadas (1).
    Iniciar negocios en agricultura ecológica conlleva un riesgo menor dado que los costes de producción son menores y el producto final tiene un valor añadido.
    La educación sobre gestión agrícola muestra que las mujeres trabajando en agricultura orgánica tienden a adquirir una formación más vocacional que las mujeres que trabajan en la agricultura convencional (2).
    El uso de fertilizantes químicos y pesticidas afecta a la salud reproductiva de las mujeres causando abortos involuntarios y defectos de nacimiento.
    Los estudios muestran que las mujeres tienden a gestionar granjas más pequeñas y operar en mercados locales.

La Unión Europea debe promover una transición justa hacía un sistema agrícola sostenible e igualitario.

  • Convertir la agricultura ecológica en pilar de la PAC como medio para alcanzar la igualdad de género a través de la investigación, la formación y financiación de proyectos agroecológicos.
  • Y la creación de nuevos puestos de trabajo, lo que puede contribuir, si gestionado con un correcto enfoque de género, reducir la diferencia de desempleo entre hombres y mujeres.
  • Sustituir el uso de fertilizantes químicos y pesticidas por otros métodos menos intensivos en combustibles fósiles y respetuosos del medioambiente para mejorar la salud reproductiva de las mujeres.
  • Promocionar un nuevo modelo de gobernanza local para abrir las puertas a las mujeres para acceder a puestos de toma de decisiones.

Además de este marco de transición hacia un modelo agrícola justo y sostenible:

  • El informe hace referencia a la “violencia doméstica” en un párrafo donde también se habla de la mejora de los servicios de transporte. La violencia contra la mujer es un problema específico, lo suficientemente trascendental para que lo mencionemos en un párrafo aparte.
  • Mejorar los servicios públicos en zonas rurales tales como comunicaciones, transporte, salud y educación para que las mujeres tengan igualdad de oportunidad que en zonas urbanas, como derecho en sí mismo y como medida para prevenir la despoblación.
  • Mejorar la recolección de datos estadísticos sobre el papel de la mujer en el mundo rural: cifras sobre trabajo invisible en los distintos países miembros, sobre el impacto de los programas de desarrollo rural en la lucha por la igualdad, sobre el papel de la mujer en la agricultura ecológica.
  • Incentivar la creación de puestos laborales a través del acceso a la educación y formación.
  • Mejora de los derechos laborales de las mujeres, proteger los derechos de hereditarios, promover la cotitularidad, reconocimiento del trabajo invisible y garantizar el acceso a la tierra.

(1) Organic Agriculture and Gender Equality, IFOAM, 2007.

(2) Facts and figures on organic agriculture in the European Union, Octubre 2013, Pag. 5.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>