De la indignación a la alternativa

Florent Marcellesi, candidato de EQUO en la lista de la coalición Primavera Europea a las elecciones europeas del 25 de mayo.

Banksy Ramo Flores

Artículo publicado en Cuarto Poder el 17 de mayo del 2014.

Este artículo no va a ser otra vehemente descripción de la situación de crisis que vivimos. Los efectos de las políticas de austeridad de la Troika sobre las personas y su bienestar son de sobra conocidos por la mayoría. La crisis democrática y el poder de los mercados es evidente. La necesidad de un cambio de modelo no admite duda entre quienes defendemos la justicia social y ambiental. Para ello, es hora de pasar de la indignación a plantear alternativas serias y creíbles.

Mi intención es trasladarte nuestras alternativas de EQUO y Primavera Europea para reinventar Europa desde la democracia, los derechos y la sostenibilidad. Otra Europa no sólo es posible sino que es necesaria. Los grandes retos a los que nos enfrentamos como sociedad: cambio climático, lucha contra los grandes intereses corporativos de ámbito global, erradicación del fraude fiscal y de la corrupción, gestión de flujos migratorios o el desempleo…, requieren una respuesta a nivel supranacional, sumando fuerzas y colaborando por devolver las personas al centro de las políticas.

Consideramos imprescindible una reforma democrática y estructural de la Unión Europea mediante un proceso constituyente abierto, participativo y transparente. Además queremos reforzar el poder del Parlamento Europeo frente los gobiernos de los Estados miembro, dándole capacidad de iniciativa legislativa y convirtiéndolo en órgano de control democrático del resto de instituciones europeas (Comisión, Banco Central Europeo…). Más democracia implica igualmente más transparencia. Tanto en el funcionamiento de las propias instituciones como de la influencia de los lobbies supone limitar y regular las puertas giratorias de forma que los intereses de una élite y de determinados sectores económicos y financieros no marquen la agenda política europea. Sin embargo, una estructura democrática y transparente no tiene sentido sin una ciudadanía participativa y activa. Confiamos en la capacidad de las personas de luchar y decidir más allá de las citas electorales, participando políticamente y también asumiendo un papel responsable y activo en todos los aspectos claves de sus vidas.

Si las instituciones han de estar al servicio de las personas, los derechos deben regir su acción política y legislativa. Nuestro objetivo es otorgar a los derechos sociales la necesaria protección y reconocimiento jurídico, integrándolos en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea. La igualdad de derechos y oportunidades debe ser una realidad para todas las personas. Hagamos mención especial a las mujeres a quienes la crisis y la ideología conservadora están día a día recortando sus derechos de manera alarmante. En cuanto a la juventud, cuyo futuro le están arrebatando los recortes, reclamamos una mayor dotación económica y control de la Garantía Juvenil Europea y un plan de choque contra el desempleo.

La lucha contra la pobreza y la exclusión es una urgencia social que como sociedad no debemos eludir: no es necesario crecer más para ello, hay que distribuir mejor la riqueza ya existente. Es inadmisible el incremento de la pobreza en sus múltiples dimensiones en Europa (alimentaria, habitacional o energética) y es evidente la falta de voluntad política para terminar con ella. El hecho de que, cada vez más, tener un empleo no elimine el riesgo de exclusión social, es un síntoma más de la perversión del sistema económico en el que vivimos. Es hora de que entremos en las instituciones aquellos para quienes las personas son el objetivo y no los medios para conseguir unos datos macro-económicos que solo benefician a una minoría.

Una Europa justa social y ambientalmente para todas las personas necesita una transición ecológica de la economía. Significa pasar de un sistema productivista y neoliberal a otro de economía solidaria y sostenible, donde el bien común no se mida sólo en términos de PIB y cuenta de resultados. Donde desde un planteamiento plenamente democrático decidamos cómo gestionamos los recursos limitados con responsabilidad, justicia y solidaridad hoy y también para las generaciones futuras. La base de este cambio sería la creación de empleos verdes y dignos en sectores como las energías renovables, rehabilitación energética, agricultura ecológica, gestión de residuos, movilidad sostenible. Estamos hablando de 20 millones de empleos en Europa y unos 2 millones en España. Es posible y se hará cuando se deje de primar los intereses de una minoría al interés colectivo.

Lo excepcional de apostar por los empleos verdes es que no sólo aportan una solución factible y sostenible al drama del desempleo. También contribuirían a la transformación radical de dos sectores, la energía y la agricultura, que hoy en día tienen consecuencias muy nefastas sobre el medio ambiente (cambio climático, impacto en biodiversidad), son mayoritariamente controlados por multinacionales y sectores oligopólicos, producen grandes beneficios con la especulación y tienen efectos perversos sobre los países del sur (conflictos geoestratégicos, explotación recursos naturales) y, en consecuencia, sobre los flujos migratorios.

Esto demuestra cómo la ecología política, la ideología que vertebra el pensamiento y la acción de Los Verdes, da una respuesta global a la complejidad de la situación actual en la que las causas-consecuencias de la crisis se entrelazan y se multiplican de manera global. Hay soluciones y hay alternativas. Los europarlamentarios de Primavera Europea se integrarán en el Grupo Verdes-ALE, cuarto en tamaño del Parlamento Europeo, que llevan años trabajando y defendiendo estas propuestas en Europa, con resultados visibles y de impacto directo en nuestras vidas diarias. Ayúdanos a sumar en Europa para reforzar esta labor y esta visión. Apuesta por el impulso democrático y la justicia social y ambiental para todas las personas. Transforma tu indignación en alternativa.

Artículos relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *