«Apostar por el empleo verde sería una vía perfecta para luchar contra el paro»

Entrevista a Florent Marcellesi, político, escritor y activista.

Publicada en el Diario Información, el 23-12-2013. Realizada por Carolina Pascual.

Coautor del libro «Adiós al crecimiento, vivir bien en un mundo solidario y sostenible». El escritor, político y activista ecológico Florent Marcellesi sostiene que el crecimiento económico sólo acarrea problemas sociales, por lo que descarta que sea la solución a la crisis económica. De Europa dice que va por el mal camino.

El francés Florent Marcellesi, político, escritor y activista.

«Adiós al crecimiento, vivir bien en un mundo solidario y sostenible». ¿El título del libro es, al menos, contundente?

Es un trabajo de pedagogía. Intentamos explicar que ahora el crecimiento no es la solución, sino que es un problema. Tal vez, uno de los principales problemas que tenemos. El crecimiento, por donde lo miremos, acarrea problemas sociales y ecológicos. Hay que encontrar una tercera vía, en la que podamos vivir bien, dentro de los límites ecológicos del planeta. Tenemos que decir adiós al crecimiento, a cambio de tener un mundo solidario y sostenible.

¿Adiós al crecimiento? ¿Cómo se puede conseguir estos objetivos en esta sociedad?

Gran parte de la crisis se debe a la adicción de esta sociedad al petróleo. Estamos poniendo en peligro a las generaciones presentes y futuras. El cambio climático nos está afectando a todos. Por eso, una sociedad que no depende del crecimiento es más justa.

¿Existe más concienciación con el cambio climático?

Hay una mayor concienciación, pero en los últimos años no ha habido avances reales en las cumbres políticas. Ahora falta relacionar el cambio climático y la justicia social. A mayor crisis ecológica, mayor pérdida de empleo va a haber en la sociedad. Tenemos que pensar en modelos que permitan crear empleo verde, porque éste sería una vía perfecta para luchar contra el paro.

¿Y por qué no se hace?

Porque hay algunos, una minoría, a la que no le interesa. La reforma energética intenta salvaguardar los intereses de cinco grandes empresas. Lo estamos viendo con la reforma energética. Las cifras son claras: la energía nuclear y el carbón crean 70.000 empleos en España, mientras que en 2020 estaremos hablando de 300.000 empleos si llegamos a un 20% de energías renovables.

De acuerdo. ¿Y cómo se convence a la sociedad de que los bienes materiales no son tan importantes como se cree?

Hay que matizar que no hablo de no tener bienes, sino de no tener tantos bienes materiales. No se puede basar la riqueza en tener cada vez más, ya que por encima de un cierto umbral, no existe correlación entre el aumento del PIB y la mejora del bienestar. Es decir, tener una tercera pantalla de televisión en casa no te va a dar mucha más felicidad. En las sociedades hipermateriales necesitamos dar relevancia a otros factores de felicidad, como las relaciones personales, familiares… No hace falta ganar más para consumir más, sino que lo importante es estar a gusto con lo que se tiene.

¿Usted también piensa que la crisis es una oportunidad?

Es una bifurcación, ya que además de todo lo malo que tiene, también es una oportunidad para repensar lo que hemos hecho. Ahora están creciendo alternativas que ya están diseñando el mundo de mañana.

Además de escritor y ecologista, usted es candidato a las primarias por Equo para las Europeas. ¿Cómo va Europa?

Va por el mismo camino que los países que la componen. Ahora va por mal camino, de la misma manera que España y la Comunidad Valenciana. No tenemos que jubilar a Europa, sino a los políticos que la lideran, ya que es uno de los espacios más indicados para luchar por los desafíos globales como el cambio climático, los paraísos fiscales o la crisis política, y también para enfrentarnos a los populismos que se están desarrollando en países europeos. Necesitamos más Europa para enfrentarnos a los problemas actuales.

¿Cree que las elecciones europeas serán un juicio público al actual gobierno de Rajoy?

El reto que tenemos es convertirlas en unas elecciones en positivo y en clave europea, y no que sirvan para castigar al gobierno de turno. Y también tenemos que intentar que la abstención no sea el principal «partido» resultante.

Artículos relacionados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>